Nuestro homenaje a Patricia de Souza

Nuestro homenaje a Patricia de Souza

 

Nuestro homenaje a Patricia de Souza

La repentina partida de la escritora y ensayista peruana Patricia de Souza, nos dejó con la sensación de lo inacabado. 

Se detiene de repente una producción fecunda y una reflexión no solo intensa, sino, sobre todo, original, coherente y libre. 

Patricia de Souza vivió plenamente en literatura. Su trabajo de ficción y sus ensayos acerca del feminismo, así como de la condición de la mujer en el campo literario; su exigencia por descolonizar el lenguaje, nos aparecen como fascinantes terrenos de exploración y con certeza, a partir de hoy, de estudio. Entrar en su obra, tanto narrativa como ensayística siempre fue y será un desafío apasionante.

En su libro Mujeres que trepan a los árboles, Patricia de Souza escribe una frase que define perfectamente su modo de hacer en la literatura:

Nunca he podido renunciar y algo en mí se rebela contra esa fatalidad, siente ganas de revancha, necesidad de escribir para vengar una raza, la de las mujeres. Toda experiencia es escritura porque desea salir del encierro, desea liberarse, pero la libertad nunca llega del todo. 

 

Por su persistencia en escribir en el Perú en los durísimos años ochenta; por lograr hacerse un espacio literario en un ambiente cultural machista y conservador; por imponer una voz singular a fuerza de tesón y trabajo; por conseguir, de manera autodidacta, expresar con brillantez y profundidad, fuera de todo academicismo, sus intuiciones acerca de la literatura; por todo ese camino desbrozado sola, entre dos continentes, rodeada de dificultades, ese camino por el que hoy pasamos muchas de nosotras, le agradecemos.

 

Esta entrega de Las Críticas reúne textos suyos, entrevistas y algunos textos de homenaje de otras escritoras que compartieron momentos inolvidables con ella.

0 Compartir

Textos que pueden interesarte

Una opinión sobre “Nuestro homenaje a Patricia de Souza

  1. Marcela Kabusch

    Muchísimas gracias por tan hermoso homenaje. Grandísima intelectual, bella persona. Nos queda su legado.

Añade un comentario

veinte − siete =