Cuatro libros para jóvenes lectores

Cuatro libros para jóvenes lectores

Cuatro libros para jóvenes lectores

La Mala del Cuento, de Vivian Mansour

Ilustrado por Patricio Ortiz 

Este es un libro de contenido profundo además de entretenido, fresco, lleno de color, travesuras y moralejas.

Marina narra el  libro en primera persona y nos lleva al interior de sus emociones y su mente. Un día todo puede cambiar, de un momento a otro, cuando menos lo deseas, cuando menos lo esperas o  cuando menos lo necesitas. De forma sutil y evidente  podemos acercarnos al silencio de un personaje que marcará la vida de Marina para siempre. Por su amor y por quien es ella, pero también por cómo este personaje se opaca hasta desvanecerse. 

Marina, casi de forma impalpable, hace una transición de la niñez a la adolescencia por este personaje clave en su vida, pues adaptarse a un cambio casi nunca resulta fácil. 

De forma fugaz, veremos cómo pasa el tiempo y Marina nos llevará a vivir nuevas aventuras y es que ella es una adolescente agradable y traviesa, que jamás pierde el brillo a pesar del dolor, siempre es alegre y llena de vida, sincera con todos y también con ella misma. En este libro, Marina hará que te sientas parte de su vida junto a su padre, Sara, Germán y Julio mientras intenta demostrar que Sara es la madrastra mala de los cuentos de hadas.      

Los dibujos tan caricaturescos y de ojos saltones acompañan el libro de forma divertida en las escenas más amenas y a veces algo grotescos en las escenas más intensas, los dibujos que uno espera ver en un cómic acompañan esta historia, condensando casi perfectamente las emociones de los personajes, sus pensamientos, dolencias, silencios, travesuras, risas, y juegos. En casi todas las páginas podremos encontrar un dibujo que nos unirá automáticamente con los personajes y la narración de la historia para poder disfrutar aún más de ella junto al lado visual.

 

El vicario  que hablaba al revés, de Roal Dahl

Ilustrado por Quentin Blake

¡Ah!, ¿Quién no ama a Roald Dahl, un compañero inseparable para soñar, reír e imaginar?

La peculiaridad que tiene Roald Dahl para crear mundos maravillosos sacados de un imaginario tan suyo  lo hacen sin duda un escritor muy único y que amarás al instante por su sensibilidad al narrar las historias como si él, aún fuera un niño.

En este viaje Roald Dahl nos llevará junto al Reverendo Robert Ozire al pueblo de Nibbleswicke, donde vivirá escenarios de lo más graciosos cuando los restos dormidos de su dislexia sean desempolvados por sus nervios.

Pero no me gustaría poner fin al relato de un libro tan maravilloso como El Vicario que hablaba al revés sin hablar de los  dibujos de Quetin Blake. Sus dibujos siempre se sintieron como grandes amigos de toda la vida, cercanos, amigables y llenos de vida; no puedo imaginar un cuento de Roald Dahl sin Quentin Blake porque los dos hacen que la experiencia de  cada cuento sea una historia bellísima,  especial e inolvidable.  

El Vicario que hablaba al revés no es la excepción, el Reverendo Robet Ozire me hace sentir como si volviera a ver a un gran amigo después de un largo tiempo. Robert tiene una personalidad tan dulce y amigable como la  de un  cachorro, un brillo tan maravilloso que se puede percibir a través del dibujo y la narración, la magia del personaje se palpa como si fuera una sola persona la que narra  la historia, la conexión y la química de Roald Dahl y Quentin Blake hace soñar a cualquiera que lea a estos dos maravillosos artistas.

 

Frida, de Jonah Winter 

Ilustrado por Ana Juan

En los ojos de la pequeña Frida el mundo es México.

Lleno de color, personajes pintorescos y dulces. El cuento FRIDA nos narra  la historia de la pintora desde su niñez con un corazón puro, intenso y dulce; con los matices grises que salpicaron la vida de Frida. Pero siempre desde una mirada compasiva y colorida. Las ilustraciones tan llenas de color y magia que inundan nuestros ojos de belleza nos harán vivir la historia a través de los ojos de la pequeña Frida y convertirán a este cuento en todo un goce tanto al oído como a la vista. 

Frida viene al mundo y lo hace acompañada de los maravillosos dibujos de Ana Juan: un Quetzalcóatl de plumas de colores trae a Frida por primera vez a este mundo. 

Tenía 4 años cuando abrí este libro, quede fascinada porque aún tengo la sensación vívida en mi mente de cuando vi los dibujos por primera vez, Wow pensé  y leí el libro a mi modo; pase página por página maravillándome con cada dibujo y quedando prendada de los personajes para toda la vida.    Ah… porque qué maravilla ser niño y poder leer sin letras. Un trazo impecable, sutil, dulce, lleno de color y magia hacen que Frida sea un cuento de celebración a cada página, un verdadero deleite a la vista por los colores vibrantes y llenos de vida que  convierten al libro en una pieza maestra, la narrativa tan ligera y profunda, se acopla perfectamente a los dibujos intensos y dulces, un  goce de libro  que sin duda alguna marcará tu corazón de forma sublime.

 

El corazón y la botella, de Oliver Jeffers 

Ilustrado por Oliver Jeffers 

Ella, como cualquier otra niña tiene curiosidad por el mundo, porque la vida siempre es mágica, siempre hay mundos que descubrir, mares que recorrer y constelaciones por visitar y ella mejor que nadie sabe de la belleza que hay en este bello universo. 

Este pequeño cuento  es un condensado de magia y amor del más puro, narrado de forma sublime desde el corazón. 

Un cuento de tapa amarilla, Ella, el corazón y la botella; un tesoro hecho cuento, eso significa para mí el corazón y la botella, un cuento que puede calar cada fibra de tu cuerpo, porque la magia esta donde menos la esperas, una cuento que hace que se me erice la piel y se me remueva el corazón como una oleada. Los dibujos me hacen soñar con nostalgia y recordar  con alegría la poesía de la vida y un amor infinito, la belleza de un cielo azul estrellado y como a veces el cielo y el mar pueden juntarse de nuevo. Dibujos que son realmente encantadores por la magia con la que son trazados, te harán recordar lo maravillosa que es la vida cuando uno tiene fascinación por ella, un trazo que  inunda  de color y poesía, maravilloso  como la imaginación mas explosiva, llena de detalles y pureza infantil que nos recuerda lo importante que es nuestro corazón para poder respirar con esperanza, mirar hacia atrás con alegría,  amar y sentir sin miedo cuando la vida parece un poco gris; para poder liberar nuestro corazón de la botella y llenar de color otra vez un espacio que parecía vacío.

 

 

Mansour, Vivian. La Mala del Cuento. Fondo De Cultura Económica USA, 2009.

Dahl, Roal. El vicarioque hablaba al revés. Ediciones SM, 2018.

Winter, Jonah. Frida. Scholastica, 2002.

Jeffers, Oliver. El corazón y la botella. Fondo De Cultura Económica USA, 2010.


Acerca de Catalina de la Cuba Marín

0 Compartir

Textos que pueden interesarte

Añade un comentario

4 × dos =