Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina, de Sandra Campó

Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina, de Sandra Campó

Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina

Nosce te ipsum

La portada de Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina (2015), libro dirigido y editado por Sandra Campó, autora del blog Chicas Malas, hunde de entrada al lector en el mundo placentero, líquido, etéreo de la mujer. Un mapa del autoerotismo bosqueja curvas, como las curvas de nivel de una montaña con sus cumbres o bien mandalas extraños y chorreantes como el reloj de Dalí, pezones y clítoris estando al origen de este mundo gozoso. Agredecemos a Campanita Córdova las ilustraciones ingenuas y jocosas de la portada y de los capítulos interiores que nos remiten a otra ilustración también hedonista, pero más antigua: la de la portada de la primera edición de la novela testimonial Canto de sirena1, obra maestra de Gregorio Martínez2.

Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina

Este excelentísimo libro sobre la dominación blanca y masculina pone también en escena, mediante procedimientos paródicos y satíricos, la fuerza del placer femenino y, más allá, el poder subversivo y transgresor de lo femenino. Extrañamente, el libro de Sandra Campó trajo a nuestra memoria el libro de Martínez no solo por su paratexto sino también por su discurso subyacente. Canto de Sirena, ya en su época, daba a entender que la sexualidad sin tabúes (el onanismo femenino como masculino siendo una de tantas prácticas sexuales del Sur chico bosquejado por el autor)  era «la» manera de deshacerse, eludir, o superar toda forma de opresión. Si los testimonios de mujeres (todas de clase media, entre 25 y 35 años) recogidos por Sandra Campó presentan la masturbación femenina como una revelación, un acto de autoconocimiento corporal y autonomía sexual, conllevando asimismo autoestima y autoafirmación,  al final llegan a hacer de ello un acto político de independencia  y bienestar social:

«…una no puede pensar en liberar los espacios públicos, que se encuentran todavía reprimidos y por los que tenemos que seguir luchando, si es que nuestros espacios íntimos no han sido liberados por nosotras mismas […] si todas las personas, hombres y mujeres, tuviesen un orgasmo al día, un orgasmo como quien toma el desayuno, viviríamos en una sociedad feliz, tranquila, en armonía, nos entenderíamos mejor.»

Fuera de su dimension política obvia, Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina baraja varios temas comunes a las mujeres entrevistadas, así como el tabú de la masturbación femenina en las familias, entre mujeres y más ampliamente en la sociedad; el onanismo mutuo como experiencia sexual enriquecedora con la pareja; el uso o no de accesorios como vibradores, almohadas, frutas, incluso Barney («me comencé a masturbar con Barney. Sí, Barney, el dinosaurio morado»); los lugares y momentos privilegiados (la masturbación como terapia en período de regla para aguantar los dolores menstruales); la autocensura religiosa («tenía en mi cuarto un cuadrito del Niño Jesús y, mientras me masturbaba, lo tapaba para que él no me viera haciéndolo»); los rituales («Solita en mi cuarto, prendo unas velas, pongo música suave, me tomo algún trago, me fumo un huirito, o sea creo todo un ambiente: masturbarme es tener una cita conmigo misma.») sin olvidar el papel de la imaginación y del voyeurismo.

historias de masturbación
Ilustración de Campanita Córdova

La forma testimonial imaginada por Sandra Campó, a la vez entrevistadora y autora de un testimonio3, conlleva mucha espontaneidad, naturalidad y frescor. El onanismo es casi siempre representado como una práctica plenamente jubilatoria. Lejos de aislar a sus practicantes, ese juego solitario (la mayoría del tiempo) las extrae para luego mejor integrarlas al mundo o, por lo menos, renovar su relación con este4.

Retendremos de este manifiesto dirigido a las «mujeres que aún no se han explorado a sí mismas», el lema esencial (según una entrevistada): «¡Mastúrbense todas!». ¡A sus armas ciudadanas !

Notas

  1. Lima, Mosca Azul Editores, 1977.
  2. Gregorio Martínez (1942- 2017) ha dado la voz a lo largo de su obra a las minorías negras y mestizas de las zonas rurales del sur de Lima (región de Ica), celebrando su riqueza cultural y lingüística.
  3. Debemos señalar los dos acercamientos testimoniales femeninos más amplios sobre el tema (ya que abarcan muchas otras experiencias sexuales): Sexografías y Nueve Lunas de Gabriela Wiener y La vida sexual de Catherine M. de Catherine Millet.
  4. Expresiones de un auto-erotismo antes que todo «solar»,  las prácticas inventariadas por las diferentes testigas no tienen nada que ver, por ejemplo, con las masturbaciones puestas en escena por coreógrafos como Jan Fabre (Mount Olympus, 2015) o Mathilde Monnier (El Baile, 2017). Estas son más bien experiencias de desahogo colectivo, devolviendo cada individuo a su soledad o incapacidad a integrar el mundo.
  5. Ver el epílogo.

Campó, Sandra. Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina. Ed. Chicas malas, 2015, 80 pp.


Sandra Campó (Lima, Perú). Es escritora, bloguera y editora feminista. Es la creadora de Nina, un blog sobre educación sexual femenina. Hoy tengo ganas de mí es su primer libro.

Acerca de Marie Jammot

89 Compartir

Textos que pueden interesarte

2 opiniones sobre “Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina, de Sandra Campó

  1. […] Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina, de Sandra Campó: Las Críticas […]

  2. […] Hoy tengo ganas de mí. 7 historias de masturbación femenina, de Sandra Campó: Las Críticas […]

Añade un comentario

diecisiete − doce =