Dos poemas sobre la maternidad

Dos poemas sobre la maternidad

Dummy #21/04

A Olmedo, Aaron, Ana, Nicole2

 

He sido madre tantas veces/ Innumerables partos/Partos como diosas/Partos que me hicieron agua/ Doy a luz todos los días/ Hijos que recojo en los bares/ Hijos que me encuentro como astros adheridos en la arena de la playa/ Niños delgados y enfermos/ Niños azules como la asfixia/ Niños que como yo deambulan en calles sin retorno/De dónde viene su sangre incendiada y hacia dónde va/ Cómo disipar el dolor a diario/ Caminamos todos de las manos por aceras salvajes/Take a walk on the wild side my friend/ Ellos pintan arcoíris en mi plexo/Ellos me han dado el amor necesario para disipar el caos que me habita/Take a walk on the wild side babe/Y me dan la mano/ Bebemos hasta hincharnos como globos de helio/ Bebemos y la ciudad se convierte en una sinfonía dulce y etérea/Colores venenosos se inyectan en nuestro iris/Y nadie entiende nuestro amor/ Nos echan de la plaza por besarnos a siete bocas/ Nos echan de los bares por meter las palmas en las vísceras/ nos echan de las calles nos echan/Nadie entiende un amor de más de dos cabezas/ Take a walk on the wild side pequeña cosita sexy como anarkocumbia de la madrugada/ Y nos tomamos de las manos/ La acera salvaje tiembla nosotros temblamos con ella/ Take a walk on the wild side miamor la noche nunca más llorará a solas.

Dummy #320

A Olmedo Guerra, Anthony Guerrero y Pedro Gonzalez Celleri (+)

Todo lo visualizo en caída. Caída de papeles. Pesados papeles llueven y destrozan. Preciosos niños lastimados caminan bajo mi plexo. Cómo no escucharlos cantar. Cual caída sus voces. No he podido conciliar el sueño desde hace un siglo. El sueño hace que me pierda de la vida. Es lo más cercano a la muerte. Pero sin cerrar los ojos. Momento alucinógeno cuando solo son murmullos. Como un millar de campanas balanceándose en mi sangre. Preciosos niños con olor a sexo. Olor que se desprende de la cópula de la miseria y la desolación. No. Yo no quise ser todos esos niños corroídos por la locura. Niños decantados. Niños de ozono y agua de mar. ¿Dónde sus cuerpos débiles reposaran esperando el canto definitivo? Reyes y reinas de tatuajes y lágrimas de barcos sobre los pechos y corazones rotos dibujados con navajas en el pubis. Preciosos niños corruptos con nicotina en medio, en el intersticio vacío abismal entre el corazón y el esternón con las glándulas nasales infladas de confeti blanco. Bellos niños de ropa ajustada y rota ojeras lilas y cabelleras de caracol. Niños que duermen en la calles teniendo más de una casa esperando tibia por ellos. Niños preciosos con la luna como un piercing en la lengua. Locura que no llega a concretarse. Preciosos niños vengan a mí. Aniden en la guerra de mi vientre. Vientre de animal/hembra degollado. Hacinen en la huelga de mi ombligo. Vengan a mí. jamás ni ustedes ni yo volveremos a estar solos.


Yuliana Ortiz Ruano (Esmeraldas, Ecuador, 1992). Gestora literaria independiente. Consta en Antología La Muchedumbre de tu Risa (Casa de la Cultura, 2014), Harawiq muestra de poesía ecuatoriana y boliviana (Murcielagario Kartonera, 2015). Ha participado en: Festival Internacional de Poesía Enero en la Palabra (Cusco, Perú 2016), Octava edición de Poesía en Paralelo 0 (Ecuador, 2016). FIRAL (Rancagua, Chile, 2016), Todos tus crímenes quedarán impunes (Fundación Pablo Neruda, Santiago de Chile, 2016). Ha publicado SOVOZ (Hanan Harawi, Todos tus crímenes quedarán impunes, co-edición peruana ecuatoriana, 2016). Obtuvo la segunda mención de honor en el concurso Poesía en Paralelo 0 2017 con su segundo poemario inédito Canciones desde el fin del mundo.

Añade un comentario

uno × 1 =