Mi casa de cuervos

(Poema)

I

Ya deja de llorar

un rato

que este es el instante

de entrever

tratando de retener los hilos de la ilusión

un poco más

recogiendo los restos de la noche

y el poco de polvo que queda

sobre los muebles

ahora

desde la ciudad sin mar que es la mía

imaginar un circulo sin centro en el que refugiar la palabra

estar allí

toda

temblando

sin nunca más saber qué hacer

porque lo que la carne dio

la carne te lo quita

y así desnuda

tiritando

te quedas

mirando desde lejos

la fiesta del poniente

puesto que el horizonte ya abandona

este balcón usado

y los quise y los amé

y los esperé y los hice

y los perdí

ahora queda el recuerdo

la sombra del amor

que es un árbol fuerte

reacio a la tormenta y a los vicios.

 

II

ahora que rehago las camas

que levanto las ropas regadas por el suelo

y los juguetes sin dueño

hoy que escribo

y pienso en lo que fui

Sigo agachándome sin pesadumbre

abrazando prendas coloridas

arrugadas de sus formas

escribiendo palabras vanas deshiladas

tratando de cazar de entender de ordenar

lo imposible

toda esa masa viva

atenta luminosa ajena

joven pasajera

frutos que se van

rodando en el jardín

abierto

hacia su luz

insomne.

 


Grecia Cáceres es escritora, poeta y gestora cultural peruana. Vive en París.

Compartir 0

Añade un comentario

once − ocho =